domingo, 15 de septiembre de 2019

El Archivo DCXVI

¡La Familia!
Este domingo 15 y lunes 16, Centroamérica y México, la gran familia latinoamericana está de fiesta, conmemoran sus días patrios. Esta región de América tiene un común ancestral histórico, comparten tradiciones, costumbres y sueñan con la tenacidad del Quijote, añorando llegar a ver a sus países nativos, progresar en libertad y democracia, donde la familia sea su fuerza, valor y esperanza.

Ojalá sus líderes, con motivo de la cercanía de las mencionadas fiestas, logren unificar esa gran familia (La Diáspora) para el 2020, lo cual nos dará una presencia política más sólida en defensa de nuestros valores y derechos como una migración que con una ética de trabajo honesto ha contribuido al bienestar del país anfitrión.


En Estados Unidos nuestra diáspora presenta algo muy loable entre sus muchos logros, la unión familiar, un cambio diametral a lo que sucede en sus respectivos lares nativos, donde la falta de unión familiar, a causa de la irresponsabilidad tanto de los hombres (padres de nombre), como de la mujer, es una plaga social.

Comentando "El Archivo" de la semana pasada sobre el problema de la "ignorancia" el Dr. Orlando Icaza-Gallard nos señala la importancia de la familia en la lucha por erradicar lo que detiene el desarrollo de nuestros pueblos, diciéndonos: "Acuérdese que la educación empieza ─y yo diría continúa─ en la escuela, pero se acuesta todas las noches en casa. Y al decir casa, ahí tiene que haber una familia"


Tienes razón Orlando José, "tiene que haber una familia" y eso casualmente es nuestro mensaje de esta semana, fomentar la unión familiar, una labor que demanda nos involucremos individualmente, así como a través de organizaciones, ya sea religiosas, cívicas, profesionales, patronales y/o laborables. Todos debemos trabajar a fomentar familias.

La Iglesia Católica tiene la posibilidad de ayudar, dándonos un ejemplo en sus parroquias, permitiendo que el párroco, invite a sus padres (Madre, en el caso que el padre no exista) o a una hermana (Casada o Soltera) a convivir en la Casa Cural, creando así un ejemplo de unión familiar. Lo anterior no contradice las regulaciones del celibato, pero si acentúa el amor familiar que la Iglesia predica en su culto por la Sagrada Familia.

La prédica por la unión familiar es un hecho en las otras denominaciones, tanto cristianas como judías, que son las que, en unión del catolicismo, influencian la ética y la moral de nuestro Continente. Más aún, la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, que reconoce la autoridad del Papa, está presente en Brasil y Estados Unidos con varias Arquidiócesis, siendo Philadelphia la principal en USA, con su Catedral de la Inmaculada Concepción, la cual he visitado, así como una de sus parroquias que nuestra diáspora frecuenta. En esta Iglesia los párrocos contraen matrimonio y procrean familias que son parte de la comunidad, dando ejemplo de ese espíritu familiar que tanta falta nos hace.


En el Brasil, la Arquidiócesis principal de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana está en Curitiba, donde está su Catedral, una de las más bellas de esa República.

Recordemos que la vida diaria de una familia en los países desarrollados está sometida a las demandas laborales de los padres, aunque muchas ciudades ofrecen guarderías infantiles, pero aun así, la presencia de familiares adultos es indispensable y es porque nuestra diáspora mantiene la unión familiar, con la cual han logrado alejar a la niñez y juventud de vicios, drogas y malas influencias.


El rol de las personas que se quedan a cargo de los niños es muy importante, ya que no solamente deben cuidar su estado físico, sino de vigilar su comportamiento en las horas de ocio, además de estar pendiente de sus obligaciones escolares, actividades deportivas, amistades, por todo lo cual, la unión familiar es vital.

La familia es el motor de la crianza de los niños, ya que en los primeros años de vida, estamos junto a ellos. Cuando hablamos de familia, no solamente estamos refiriéndonos a papá y mamá, ya que por uno u otro motivo, en muchas ocasiones no pueden estar presentes, en esos casos los niños pueden estar en compañía de una abuela, tía, prima o cualquier otro familiar cercano, lo cual es muy importante para el desarrollo emocional del niño.

domingo, 8 de septiembre de 2019

El Archivo DCXV

¡Derrotemos la Ignorancia!
Lo primero que hay que aceptar es que somos ignorantes, y así, quizás, logremos reconocer que hemos fracasado en nuestra lucha por eliminar las plagas de oscuridad mental: corrupción, codicia (glotonería), fachadismo y yoquepierdismo, las cuales, mantienen a nuestra América Latina en la cola del mundo "desarrollado".

El mundo "desarrollado" es aquel donde todos tienen posibilidades de triunfar en la vida, que entre paréntesis, solo es UNA. En los paises "desarrollados" existe el derecho inalienable a la educación, la salud y la seguridad ciudadana; las leyes y regulaciones están basadas en los derechos y los deberes; la justicia protege a los justos y castiga el mal. En fin, donde la libertad es una oportunidad de valores por el bien común.


Todos podemos cooperar por el bien común. El bienestar no tiene clases, pues tan sabroso es un cafecito tinto en una Mansión, como en un humilde rancho. Lo más importante es la voluntad, el deseo de ser útil, el esfuerzo para derrotar la ignorancia, que nos lleva a reconocer que hay derechos inalienables con los que todo ser humano nace y que las leyes deben ser respetadas, tanto por gobernantes como por gobernados.

Si existe un mal endémico en nuestra región es la ignorancia, o sea, la falta de educación y cultura cívica, pues desde los tiempos de los caciques y luego imitado por los caudillos (dictadores o mandamases), la tesis de que el pueblo está para poblar y ellos para mandar, ha sido nuestro modus vivendi.


Es tan cierto lo anterior que para conocer el desarrollo de un país, solo tenemos que preguntar la cantidad de horas que su niñez permanece en las escuelas. Es decir, de quienes logran gozar de ese derecho, en aquellos donde hay autocracia, sinónimo de pobreza, las horas no pasan de 4 por día, a sabiendas de que es imposible educar, preparar, culturizar cívicamente, entrenar físicamente a los alumnos, practicar deportes y mucho menos incursionar en las artes, en tan pocas horas. Por lo tanto, lo primero que los gobiernos democráticos deben hacer es incrementar el presupuesto para la educacion, y asi para poder aumentar las horas escolares.

Un presupuesto que debe tomar muy en cuenta un considerable aumento de remuneración a los profesores, quienes necesitan motivación y oportunidades para mejorar su preparación académica. Los sueldos escuálidos de los maestros y profesores son tan precarios, que tienen que rebuscarse otras ocupaciones, lo que no les permite concentrarse en su principal objetivo, la educación y asesoramiento de sus alumnos, que en ciertos casos, sobrepasan el número adecuado en las aulas, y si a este hecho le sumamos al acoso de los agentes del partido de gobierno en las escuelas, la ignorancia no debe sorprendernos.


Sigamos con el tema de la corrupción, que al parecer, aceptamos como un mal común, lo cual, es muy vergonzoso, ya que dentro del sistema democrático, que se supone gobierna la mayoría de las Repúblicas Latinoamericanas, donde existen controles, valores y obligaciones, pero como esto es un proceso que nos tomará tiempo, apelamos a lo que en su tiempo dijese el primer Presidente de los Somoza de Nicaragua a uno de sus Ministro, quien lo invitó a la inauguración de su mansión: "Cuando se roba una gallina, por lo menos se esconden las plumas"

Lo más irresponsable de nuestro comportamiento es sin duda el "yoquepierdismo", esa falta de humanidad que permea todas las clases sociales de nuestra bella región: hermosa y singular, como describio a Colombia, el laureado escritor cubano-americano Montaner, en su último artículo, en relación con la aberrada declaración de guerra de los terroristas inconformes con las garantías y concesiones que suscribieran en la Habana, Cuba, con el estado colombiano.


En su mentalidad yoquepierdista, los irreconciliables "guerrilleros-narcotraficantes" ignoran las oportunidades de las leyes, que son la base de la felicidad de los países progresistas y desarrollados, al proclamar su falsa preocupación por un pueblo, que, a través de los años, y a pesar de sus actos destructivos, no han desmayado en su lucha por mantener una democracia republicana, donde incluso ellos, han sido invitados a formar parte.

Analizando estas tragedias, tenemos que llegar a la conclusión de que todo se debe a la ignorancia. No hemos logrado afianzar nuestra educación democrática, donde el respeto al derecho ajeno, como nos lo predico el gran mexicano, Don Benito Juárez, es la Paz.

domingo, 1 de septiembre de 2019

El Archivo DCXIV


¡Democracia Debe Ser Bienestar!
El domingo pasado nuestro tema fue sobre el desarrollo de Panamá, como buen ejemplo de los frutos de la Democracia, esta vez lo generalizamos asegurando que la Democracia, ese sistema político que garantiza los derechos ciudadanos, es la base para el progreso de los países y del bienestar ciudadano.

Y otro caso interesante en nuestra América latina sobre esos frutos, es Colombia, joya democrática que en las últimas décadas ha sido asediada por esos intereses bastardos, mezquinos y mafiosos, intereses exaltados en los "castro-revolucionarios" –que yo insisto en llamar robolucionarios– que sin duda logran engañar a un pequeño porcentaje de un pueblo que a través de los años ha sufrido persecución, asesinato y destrucción alentados por los nefastos caudillos de los partidos tradicionales de la República.


Para dilucidar el futuro hay que analizar y juzgar el presente y el pasado. Nos remontamos al 9 de abril de 1948, día del "Bogotazo", motivado por el asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, donde encontramos la presencia de Fidel Castro, un hecho poco conocido, ya que para entonces era solo un joven líder estudiantil.

En el libro "El bogotazo: memorias del olvido" el escritor Arturo Álape revela algunos detalles de lo ocurrido ese día. En una entrevista a Castro, este cuenta en primera persona lo que vivió ese día. Según su relato, antes de las 2:15 pm, vio cómo la gente corría por todos lados gritando "mataron a Gaitán, mataron a Gaitán". Castro, para la época con 22 años, fue protagonista de primera línea en el bogotazo, el joven militante no solo se reunió con Gaitán el 7 de abril, cuando el líder liberal le entregó el discurso, "Oración Por la Paz", dos días después se sumó a la turba que reclamaba y quería tumbar el gobierno.


Lo que vivió Fidel Castro en "El bogotazo" fue una clase avanzada de formación para su guerra de guerrillas. Para Fidel, la desorganización de la gente el 9 de abril de 1948, era evidente, y así lo plasmó en todo su relato. "Estoy viendo un gran desorden una gran indisciplina, no hay organización".

Fidel Castro, uno de los hombres más influyentes de la historia del mundo, también fue, sin quererlo, protagonista de uno de los episodios más dramáticos de la historia de Colombia, que al final le ayudó a entender cómo tendría que canalizar el descontento social. Ese conocimiento fue reciclado años más tarde cuando Cuba exportó la revolución cubana a Latinoamérica, de la mano del Che Guevara y otros que estudiaron el pensamiento del líder cubano.

De estos OTROS son los que han martirizado Colombia por medio siglo, que al verse derrotados negociaron, bajo la sombra de La Habana castrista y la convivencia de políticos oportunistas, un largo y engañoso proceso de paz, con el fin de aprovecharse de la misma Democracia que ellos trataron de destruir y que a pesar de sus esfuerzos armados, se había estabilizado a través de los años con educación y civismo que sus ciudadanos valoran y defienden patrióticamente.


Pero la madrugada de hace tres días, este 29 de agosto, tristemente varios de sus líderes, como Iván Marquez, Jesús Santrich, Romaña y Hernán Darío Velásquez (alias El Paisa), decidieron desde su refugio en la Venezuela de su compinche y zorro del mismo piñal, Nicolás Maduro, retomar las armas que han causado tanto sufrimiento al pueblo colombiano, confirmando la falta de sinceridad patriótica del circo "Por La Paz" montado desde Cuba, que la mayoría de los ciudadanos de Colombia rechazaron en su oportunidad, ya que prostituía la democracia.

El "gafismo" político, que destruye, es aquel que, conociendo las ventajas de tomar riesgos dentro de una democracia, aún con imperfecciones debido al siempre existente error humano, se aventuran en dar apoyo a sistemas corruptos, que utilizan y explotan las necesidades de los pueblos con ofertas populistas que llegan hasta destruir prósperas naciones, como el caso de Cuba, Venezuela y Nicaragua.


El progreso de una nación está basado en el crecimiento y desarrollo de su economía, con reglas justas y un sistema de justicia imparcial que ofrezca oportunidades claras tanto a los inversionistas nacionales como a los extranjeros, así también al profesional y a la fuerza laboral.

Ha llegado el momento que la Democracia, que significa Seguridad y Bienestar, se defienda a través de medidas que eliminen los focos desestabilizadores de los narcoterroristas, robolucionarios, delincuentes y creadores de esas interminables olas de nuestros sufridos inmigrantes sin destino ni futuro.

domingo, 25 de agosto de 2019

El Archivo DCXIII

¡Panamá Turística!
Panamá es un buen ejemplo de los frutos de la Democracia, aun sin lograr corregir la falla que padecen la mayoría de los países del mundo iberoamericano: una eficiente, honesta y responsable "Administración Pública".

Desde que va descendiendo el vuelo, hacia el muy activo Aeropuerto Internacional de Tocumen, puedes ver desde la ventanilla del avión, por varios minutos, el creciente panorama de impresionantes edificios, que nos dicen de su pujante desarrollo económico que crece cada día más, basado sin duda alguna en el "Estado de Derecho" que garantiza la democracia.


Hasta allí estamos bien, pero cuando entras a la ciudad, te das cuenta de la falta de las obras sociales que una eficaz administración pública podría realizar buscando armonizar el todo de una ciudad, donde residen ciudadanos de diferentes nacionalidades y condiciones económicas, que sin duda se merecen el apoyo del presupuesto nacional para renovar y embellecer sus envejecidas viviendas, a través de programas sociales, préstamos a largo plazo, etc… La arquitectónicamente atractiva rehabilitación de Ciudad Antigua, que en verdad no sólo es atractiva sino que revive la historia de esta cosmopolita ciudad, contrasta con las contiguas casas descuidadas y añejas, pues este 2019 celebra sus 500 años.

Panamá atrae inversionistas por la estabilidad de su Democracia que ofrece garantías, y verían con satisfacción una mejor armonía en el desarrollo dirigido por una administración pública honesta y visionaria, donde todo ciudadano tenga oportunidad a ser parte de ese desarrollo.


En el trayecto por bien diseñadas Autopistas que recorrimos, desde el Aeropuerto hasta la región denominada "Playa Blanca del Pacifico" pasando por Ciudad Panamá, donde está ubicado el excelente Resort "Royal Decameron", se aprecia mucha falta de planificación en los nacientes asentamientos residenciales y una proliferación de enormes vallas publicitarias que afean el verde panorama.


Y hablando del verde panorama, es necesario un programa que estudie las posibilidades agro productivas de los terrenos por donde cruza la excelente autopista, hacia la frontera Norte, y así obtener los productos vegetales, hortalizas y demás que consume ese constante flujo de turistas que utilizan los tres Resorts que exitosamente operan en las costas del Pacífico panameño y los innumerables hoteles en la ciudad y la costa del Caribe.

Es encomiable el desarrollo turístico de Panamá y lo interesante es que mayoritariamente se trata de un turismo familiar, lo que pude apreciar los días que estuve en el "Decameron", que ofrece 852 habitaciones, distribuidas en un atractivo parque tropical. La presencia de matrimonios jóvenes con infantes y niños dotaba al sitio de una atmósfera agradable de amor familiar y humanidad.


Por una ejecutiva del Resort supe que la ocupación se mantiene por arriba del 80 por ciento y que en los meses de noviembre, diciembre y enero, todo el complejo opera al 100 por ciento. "Decameron" ha llegado a tener 2,900 huéspedes por día en temporada, lo que, por operar con todo incluido, presenta un reto a la gerencia de Alimentos y Bebidas, quienes deben mantener satisfechos gastronómicamente a tanta gente, y no escatiman en ningún momento en mantener satisfechos a sus huéspedes. Entre las sugerencias a los diversos Restaurantes está el quitar las cebollas de las ensaladas, colocar papel toalla y ganchos en los baños, para que las damas puedan colgar sus carteras.

Lo impresionante de este auge turístico va más allá de una obra monumental, la atracción del Canal y su reciente ampliación, logrando hacer realidad aquella frase: "Panamá es más que un Canal". A la altura de las esclusas de Miraflores, la administración ha construido un complejo turístico desde donde se admira las operaciones y se aprecia la inmensidad de la obra. Aquí también es impresionante la presencia de grupos de niños de edad escolar, que gratuitamente visitan las instalaciones.


Las obras viales que se han construido para visitar los diferentes sectores que abarcan la metrópolis son muy eficientes, así como atractivos sus limpios y bien cuidados parques. En la actualidad tienen planes para dotar playas al estilo Copacabana. Hay un despliegue comercial impresionante y el tráfico, es motivo de preocupación, a pesar de tener operando un buen sistema de transporte público que incluye un moderno Metro que ya abarca extensas secciones de la Ciudad, sobrepasando el Aeropuerto Internacional.

Panamá es sin duda un atractivo destino turístico ya que ofrece muchos vuelos directos desde diferentes partes del mundo, lo único que tienen que vigilar es el alto costo de sus alimentos y bebidas, aunque hay que reconocer que la atención brindada al turista es excelente. ¡Visítela!


domingo, 18 de agosto de 2019

El Archivo DCXII

¡Naturaleza y Amistades!
Estas palabras definen Colombia, lo demás es el esfuerzo de un pueblo que ha aprovechado las oportunidades educacionales –aun dentro de los sufridos años de las aberraciones de sus hijos oportunistas– para luchar, surgir y encontrar equidad, lo que les ha permitido desarrollar sus riquezas naturales y humanas.


Un amigo me advierte sobre el problema de seguridad y mi respuesta es: en un país donde la seguridad personal es cuestionable no podría, este servidor y su amiga colombiana, transitar en angostas carreteras con el propósito de conocer pueblos y ciudades, donde nos encontrábamos con gente amable dispuesta a orientarnos hacia donde nos dirigíamos.

El domingo 11 decidimos salir de Medellín hacia el Oriente, donde está el Valle San Nicolás, que abarca las ciudades de "Ríonegro" y "Llanogrande" con desarrollos residenciales exclusivos, además del Aeropuerto Internacional, que desde el próximo jueves 15 acortará su distancia a Medellín a menos de 25 minutos, debido a que entrarán en uso dos túneles que suman 9 kilómetros, eliminando las intermitentes curvas de la actual vía.


Como en la cercanía residen unas primas de la familia que es nuestra anfitriona, decidimos visitarles e internarnos por pequeños caminos vecinales en las faldas de la montaña, hasta llegar a dos encantadoras casitas rodeadas de verdes parajes, árboles frutales, aves de corral y un par de vistosas y alegres guacamayas, donde residen las simpáticas damas, una de las cuales se dedica, entre otras habilidades artísticas, a decorar los vehículos del deporte más popular de Colombia, el ciclismo. Quede mudo al ver como dos jóvenes mujeres, profesionales, que han viajado por el mundo, viven felizmente asentadas en un refugio forestal que, para mí sorpresivamente, cuenta con agua potable, fuerza eléctrica, Internet de banda ancha, pozos sépticos y recolección de basura dos veces por semana. Lo sorprendente es que no tienen servicio de seguridad, por lo que aquellos que alarmaron a mi amigo, describiendo a Colombia como un destino no apto para visitar, estás bellas damas lo desmienten, demostrando que esta no es solo una nación hospitalaria, sino segura, donde sin duda alguna hay atracos como en cualquier parte del mundo, pero no es como para no visitarla y gozar de sus bellezas naturales y cordialidad de quienes te colman de atenciones cómo si te conociesen de toda la vida.


El domingo pasado Medellín estuvo engalanada con su ya tradicional "Desfile de Las Flores" a la que, según los medios, acudieron aproximadamente unos 800 mil admiradores que aplaudían y vitoreaban a los "silleteros floreados", pero lo que impresionaba mas era el orden, algo que demuestra nuestra opinión sobre cómo el pueblo pone en práctica su educación y cultura cívica, que sin duda ha sido su defensa de los abusos de los desajustados populistas del malogrado Socialismo del Siglo XXI.

Curiosidades: Recorriendo los arborizados barrios de Medellín, estuvimos en el sitio donde se refugiaba y fue ultimado Pablo Escobar, es interesante que de la casa del que sigue siendo el Barrio Los Olivos no quedan vestigios, permitiendo a sus residentes seguir con una vida normal, demostrándonos también como ese alto espíritu comunitario que vibra en Colombia, defiende su privacidad.


GASTRONOMÍA: La Bandeja Paisa, el Ajiaco Bogotano, la Picada Colombiana, su Tamal, parecido al Centroamericano, las Empanadas, los Aborrajados, las Marranitas a base de plátano y los Sancochos (Res, Cerdo y Pollo) son sus sabrosos platillos típicos, pero ciertos Restaurantes usan demasiadas salsas, lo cual deberían corregir. En Medellín recomiendo visitar el Restaurante de Pastas Frescas, "Caduff", en el barrio Laureles. ¡Es extraordinario!

Comentando sobre cosas simpáticas, regresamos a la esquina de las crujientes empanadas y para aquellos que les gustaría degustarlas, la dirección es Carrera 81B con Calle 48A (Esquina). ¡Se las recomiendo!


El viaje de regreso a Buga fue como el de ida, lleno de espectaculares vistas y esta vez, de más "peregrinos venezolanos" caminando en búsqueda de refugio, trabajo y paz. Al caer la tarde escogimos para descansar un pueblo de montaña donde la hospitalidad y seguridad se reflejaba en los rostros de sus adultos mayores, quienes descansaban plácidamente en su festiva Plaza; Anserma se llama y esta semana cumple 480 años.

domingo, 11 de agosto de 2019

El Archivo DCXI


¡Viajando por Colombia!
Hay que narrar vivencias que se convierten en recuerdos inolvidables por generaciones, aun con el inmenso dolor de las tragedias de Gilroy (California), Dayton (Ohio) y El Paso (Texas), que permanecerán reclamando nuestra presencia de un basta ya de odio, de irresponsabilidad y porque no decirlo, de indecencia política en aprovechar las diferencias raciales para incentivar al "lobo humano" al ataque salvaje contra quien pacíficamente se divierte o simplemente acompaña a su familia de compras. Quisiéramos poder trasladar todas las bellas flores que engalanan Medellín, Colómbia, esta semana de su Feria, para decirles a las familias de las inocentes víctimas de las atrocidades que nos enlutan, que la naturaleza que es amor, los acompaña!

Ahora viajemos desde Buga, en el Valle del Cauca, hasta Medellín, la más progresista Metropolis colombiana, a traves de las cordilleras central y occidental, qué hay que penetrar, bordear y cruzar para llegar al Valle del Aburra, donde esta ubicada esta urbe que abarca varios pueblos que se han ido anexando hasta llegar a casi 4 millones de habitantes.


Como nuestro viaje no es contra reloj, mantenemos y respetamos las siempre presentes y valiosas recomendaciones de sus atrevidas carreteras, lo que nos permite gozar de bellos parajes, diversos y profesionales cultivos, ganados bien cuidados, sobresaliendo esos imponentes y siempre presentes bosques.

Conducimos 7 horas en la primera etapa, deteniéndonos una media hora para un sabroso caldo de carne y un plato campesino que contenía frijoles, cerdo, platano maduro y yuca. En el recorrido pagamos peaje 7 veces, para un total de 23 dólares aproximadamente, lo que en mi opinión debería ser cuidadosamente auditado, ya que aún sabiendo que el costo de mantener las vías es alto, hay sectores que merecen más atención, son pocos, pero el costo de los peajes demanda cero huecos.


Hay muchas vías alternas, ya que existe una extraordinaria red que comunica hasta los más pequeños poblados y grandes plantaciones de caña con sus modernos Ingenios, hasta llegar a un sitio llamado "La Felisa", uniéndose en una sola hasta La Pintada, donde pernoctamos en un acogedor Hotel, llamado el Mirador de Pipinta, algo espectacular, donde al fondo ruge el caudaloso Rio Cauca, que recorre varios Departamentos hasta unirse con el Río Magdalena que pasando por Barranquilla, puerto lacustre, desemboca en el Mar Caribe.

Colombia es un pais montañoso, con caudalosos ríos, que hacen costoso su transporte terrestre, especialmente en esta década que se está llevando a cabo inmensos trabajos de mantenimiento y ensanchamiento, así como de tuneles de varios kilómetros, que acortan las distancias. El viernes 9 utilice uno de 5 kilometros y medio en la carretera que sale de Medellín con destino a la costa del Pacífico, que en su trayecto pasa por la histórica ciudad colonial llamada Santa Fe de Antioquia, cuya vía está siendo prácticamente reconstruida, lo cual, sin duda esta afectando el flujo turístico.


Uno de los grandes problemas de las carreteras colombianas es que no fueron diseñadas para los modernos "trailes" y tanques de 20 ruedas, cuyo tráfico ha aumentado considerablemente pues hace muchos años, gobiernos con falta de vision abandonaron sus vías férreas, las cuales tendrán que reconstruir, incentivando a los billonarios con beneficiosa experiencia en el desarrollo de este sistema de transporte, pues el tráfico pesado destruye a la más bien construida carretera en un país montañoso como Colombia.

Pero démosle espacio a Medellín, la ciudad más moderna de Colombia, la unica con Metro, que opera varias líneas que abarca la ciudad y sus alrrededores, ademas de un servicio de Metrocable, cuyas góndolas transportan a los residentes a cerros muy altos y poblados. Esta convirtiendo además su transporte público como buses y taxis al sistema eléctrico, eliminando la contaminacion vehicular. Es una ciudad limpia, hermosa, pujante, tan arborizada que hasta arboles frutales han sido sembrados en muchos sitios de la ciudad y por debajo del recorrido de las líneas del Metro, lo han convertido en parques.


A pesar de ser una ciudad con un tráfico aterrador, hay detalles muy humanos, como el experimentado la misma noche de nuestra llegada: En una esquina del Barrio Calasanz, una familia tiene desde hace 30 años, una venta de "empanaditas" crujientes, qué ha servido para educar a tres generaciones. Nos comentaban que vendían un mínimo de 1,500 empanadas desde las 4 de la tarde hasta las 9 de la noche y definitivamente son deliciociosas.

La próxima semana comentaremos sobre la Feria de las Flores que tiene invadida esta ciudad de turistas nacionales y extranjeros.

domingo, 4 de agosto de 2019

El Archivo DCX

¡Amor Contra la Negatividad!
Ya casi para salir de Estados Unidos, país donde por la conveniencia de políticos irresponsables se está agitando la odiosa bandera de la supremacía racial, supe de varios movimientos que pregonan el amor, ejemplo que las diásporas latinoamericanas deberíamos adoptar en respuesta al odio que predica la xenofobia política del Presidente Trump en su desesperada campaña para lograr su reelección, ya que, lamentablemente, existe en los seres humanos rasgos de egoísmo que se convierten en la equivocada superioridad racial, lo que solo se puede contrarrestar con amor y educación.

Pero también existe necesidad de una prédica para convencer al ser humano sobre la importancia de la "responsabilidad" de todos en contribuir al bien común, algo que concierne, muy en especial, a los dirigentes empresariales y políticos, necesidad emblematizada en la frase del exitoso empresario brasileño Jorge Hoelzel Neto, "Los Empresarios No Pueden Ser Carteristas". He aquí la base de todo: tenemos que ser honestos.


En el artículo de la semana pasada conocimos la forma de pensar de algunos jóvenes de nuestra era, que talvez por esa apatía han perdido la esperanza de cambio, pero en el fondo son ellos mismos lo que no permiten los cambios, al no hacer el uso del voto, pues ejerciéndolo abrumadoramente lograríamos erradicar a tantos políticos corruptos ambiciosos, no solamente de poder, sino de dinero para sus propios bolsillos.

Hoy más que nunca, los latinoamericanos debemos cumplir con nuestros deberes ciudadanos, algo de lo que se enorgullece el joven articulista Camilo Molina (El Archivo anterior), con excepción del voto, ya que no podemos seguir escudándonos en el "yoquepierdismo" acomodaticio de nuestras generaciones y más aún, hoy en día en que el mal llamado "Socialismo del Siglo XXI" nos acecha con alevosía y ganas de convertir países democráticos en infiernos como lo demuestra los sufrimientos de los pueblos cubanos, venezolanos y nicaragüenses.

No hay lucha sin esperanza, ya que esta actitud humana es un Don a favor del bienestar de nosotros mismos, por eso es que los políticos, empresarios (pequeños, medianos o grandes), trabajadores y profesionales, que son el motor de nuestros países, no pueden ser meramente carteristas, sino responsables y comprometidos líderes del bien común.


La Colombia que yo percibo durante mis recientes visitas, es un país donde las fuerzas del mal que han querido y quieren destruirla, han encontrado un obstáculo en la gente que lucha día a día por preservar sus derechos cívicos y riquezas naturales, así también, hemos sido testigos de la gran nobleza y humanidad hacia sus hermanos venezolanos, ponen en práctica una actitud que, disciplinadamente, va aferrándose patrióticamente a la defensa de sus derechos y sistema democrático, aunque admitimos que el problema de la insurrección sigue causando muertes de parte de un reducido grupo de elementos armados, autollamados ELN (ejército de liberación nacional), que se niegan a deponer sus armas y trabajar con el resto de sus conciudadanos en pro del desarrollo democrático de su República.

Por lo anterior es que, tanto en Colombia, como en Estados Unidos y resto de Latinoamérica, nuestra gente debe revestirse de la fuerza que nos da el amor, para combatir la ignorancia, el cobarde "yoquepierdismo" y la criminal actitud de quienes azuzan a la juventud a mantener la zozobra con movimientos armados que siguen causando la muerte del tesoro de nuestro continente, esa misma ¡Juventud!


Nuestro querido amigo Eddy Kühl Aráuz, historiador y escritor nicaragüense, en su más reciente correo nos recuerda que en 1967, siete años después del esfuerzo de Kennedy con el programa "Alianza para el Progreso", en Punta del Este Uruguay, Teodoro Moscoso, coordinador del programa, describía la angustiosa situación de América Latina: "Cuanto más vivo, más llego a convencerme de que de la misma manera que un hombre no puede salvar a otro que no desea salvarse, ningún país puede salvar a otros, a pesar de sus buenas intenciones y de su duro empeño en procurarlo".

Cambiemos este concepto, está en nuestros manos hacerlo, amémonos y convirtamos a nuestros países en bastiones democráticos, donde la honestidad Administrativa sea nuestra bandera y refugio de esperanza de los millones de desplazados que deambulan por el mundo.

domingo, 28 de julio de 2019

El Archivo DCIX

La Esperanza, una Amenaza
Hace unas semanas conversé con un joven intelectual colombiano, Camilo Molina, sobre el libro que está escribiendo e impresionado por sus opiniones, le solicite escribiera un artículo para "El Archivo" sobre su Colombia. Esta semana, ya yo de regreso en Colombia, me lo ha entregado, y se los incluyó a continuación, sin quitarle ni ponerle ni una coma, pues leemos en sus líneas un notable parecer a lo que está sucediendo en nuestras Américas:

Mi Colombia (La esperanza, una amenaza)

Hace un par de semanas surgió la idea de escribir este texto con el fin de contar un poco acerca de mi punto de vista sobre Colombia. La palabra es un país y un país es muchas cosas, así que de repente alumbró, frente a esa inminencia de escribir, una encrucijada múltiple, saturada con los elementos negativos que compaginan este lugar ubicado en la esquina superior izquierda del mapa de Sudamérica. Hay muchos aspectos sobre los cuales un punto de vista se puede soportar y siempre, sin excepción, habrá prejuicio. Colombia es gente, política, religión, cultura, música, geografía, su pasado, su presente y lo que se nos antoje adivinar sobre su futuro. Para empezar, tomé la decisión de ser impulsivo y capitalizar las primeras impresiones, la trampa del vértigo. Este país, mi país, ¿qué puede brotar de ahí?


Los habitantes, principalmente ellos, nosotros, la gente. Ese movimiento constante de figuras humanas rebosantes de irrespeto por las reglas. El colombiano en la fila de un banco, el colombiano ebrio sintiéndose un ser superior un sábado a la noche, el colombiano "astuto" que cruza los semáforos en rojo, el colombiano dócil frente a las decisiones políticas y la violencia, el colombiano restregando la brutal desigualdad contra otro colombiano; el colombiano respirando la ausencia del estado para romper la ley, la que está escrita y la que no lo está, las dos, elementales.

Para argumentar brevemente un contexto acerca de cómo sobrevive un país saturado de personas semejantes, podría decir con algo de atrevimiento, pero sin exageración, que las crisis del pasado y las del presente, son meras estadísticas; aquí la miseria está bajo control. La desigualdad es política de estado en cada gobierno sin excepción y la esperanza es utilizada como una amenaza de campaña. Colombia no se desvanece ni se lamenta frente a los cataclismos internacionales, no se altera por los desafíos naturales, no tiembla frente a su lastre cíclico de políticos vergonzosos, incompetentes o simplemente mezquinos. Es un espacio blindado a la tragedia porque convive en ella como estilo de vida.


Sin voluntad general para escudriñar un remedio para la miseria, se instaló como estrategia en cada generación la idiosincrasia nítida del presagio. Hay algo que está por venir, un estado de bienestar, una avalancha de derechos, una escoba para sacudir el polvo, pero siempre es un espejismo, un prodigio distante, tan cercano como a la vuelta de la esquina sobre un pantano; la fortuna no es más que una frontera inalcanzable, una meta histórica tan propia de la ficción como la honestidad en la política. Mientras tanto, los habitantes, nosotros, la gente, permanecemos en la ruta de ese camino inalcanzable, haciendo lo que se nos da la gana, sin importar nada del prójimo, y no lo hacemos como un acto de rebeldía, sino como una acción tan natural como recitar el número de cédula.

Sin duda ha quedado demostrada, de mi parte, una rotunda ausencia de crédito hacia este país desbaratado sobre el que nunca se encontrarán las piezas. Renuncié, y con argumentos, a la expectativa de un cambio antes de los 15 años. Como todos en este lugar, he aprendido a naturalizar la muerte, la violencia, el secuestro, el engaño, la pobreza, el fracaso como proyecto de nación y la utopía del éxito. Mi cédula de ciudadanía (documento de identidad en otros países) no ha participado en ninguna de los procesos electorales y, con dicha, la historia me ha contestado con razones contundentes para no hacerlo jamás; la firmeza con que el desastre se sostiene justifica la desconfianza en esta democracia de papel.


Como individuo mi participación en el juego de las reglas es recto; soy un firme creyente del cumplimiento de la ley escrita y de las normas elementales de convivencia que aquí les cuesta tanto entender. Es un placer dar una mano y ser parte de una de las desigualdades contradictorias en Colombia: de un lado, los que ayudamos a que sea un poco menos difícil vivir aquí y, por el otro lado, los que viven cada instante dando de comer a sus impulsos egoístas, personas nocivas para el ejercicio de la convivencia cotidiana, tontos que se engañan a sí mismos y pretenden vanagloriarse por una astucia llamada "viveza o malicia indígena"; lamentablemente, este tipo ciudadanos son la mayoría y esto, en parte, explica en qué medida están elegidos los gobernantes locales, departamentales (provinciales en otros países) y nacionales.
 
 

domingo, 21 de julio de 2019

El Archivo DCVIII

Conversando con Inmigrantes en USA
Es real el montaje publicitario que mantiene en zozobra a cientos de miles de seres humanos, es el peor de los males del periodo Trump, quien hace creer que defiende los intereses de Estados Unidos. Digo esto después de conversar con varios inmigrantes latinoamericanos que residen en el área de New York, casualmente donde la estatua de la libertad, por muchísimos años, da la bienvenida a los inmigrantes que, por las mismas razones de hoy; vida y esperanza, viajaban y viajan de Europa, desafiando los mares en precarias naves.

No me interesa como llegó su abuelo paterno de Alemania, ni su madre de Escocia, ya que es de sobra conocido que eran parte de esos cientos de miles –como los que llegan del Sur del Rio Grande– que viajan en búsqueda de un futuro, tampoco como ingresó la actual esposa de ese mismo presidente, ya que una de las anteriores era también inmigrante.


Pero si me preocupa el por qué Trump odia tan pasionalmente a los inmigrantes que, como su familia, llegó a Estados Unidos para hacerle nacer en esta tierra de amor al prójimo, que ahora su narcisismo ha convertido en una pesadilla y peor aún, utilizando su posición de mando, ha logrado renacer la enfermedad de superioridad étnica, la "xenofobia" que ya creíamos haber superado.

Es el cuestionamiento común que he escuchado en los comentarios de los inmigrantes con quienes he conversado es ¿por qué Trump nos odia tanto? una pregunta que me deja perplejo y mudo. No sé cómo responder, así que simplemente digo que es un político populista que ha encontrado un "caballo de Troya" con que meter miedo a sus ignorantes seguidores: "los latinoamericanos", con eso los mantiene cautivos, viendo en su arrogancia al "líder" que ha encontrado a los culpables de todos los males que, supuestamente, aquejan a este país, y digo supuestamente porque, a pesar de todas sus estupideces administrativas, la economía crece, gracias a un sistema de gobierno con principios, derechos y obligaciones, característicos de una República Democrática nacida en 1776 y que nunca ha dejado de ser "Grande".


¿Qué hacemos? me dicen, ya que nadie se siente seguro, pues hay lugares en los que solo por hablar nuestro idioma, español, somos mal visto. En esto, tiene mucha culpa la falta de promoción positiva que los representantes consulares de nuestros gobiernos deben estar haciendo, pues realmente, necesitamos promover nuestra imagen, dando a conocer nuestros valores, nuestra música, nuestra cultura y así contrarrestar tanto daño que la administración Trump y asociados han hecho a nuestras Diásporas.

Uno de nuestros coterráneos nos recuerda –y llamo coterráneo a todo aquel que proviene de Latinoamérica– que nos es imposible olvidar las bendiciones de nuestra naturaleza espiritual y geográfica, donde el amor al prójimo –a pesar de los políticos y empresarios corruptos– está siempre presente, donde visitar la más humilde choza de nuestros países nos hace sentir bienvenidos, basado en esa sincera actitud de seres humanos que encuentran felicidad al ofrecer su amistad. Ese mismo espíritu de cooperación, honestidad y humanidad es el que millones de campesinos, obreros, empresarios y profesionales latinoamericanos han demostrado al asentarse en Estados Unidos, contribuyendo así a la grandeza de este país de inmigrantes.


Otro paisano conversador, me dice: "El problema no es como dicen los medios, pues no han logrado amedrentarnos, ya que somos respetuosos de las leyes, aunque hay una minoría con algunos records policiales, la mayoría de ellos menores, faltas de tránsito o desobediencia judicial, los que deportan sin contemplaciones". Aquí cabe nuevamente la necesidad de que nuestros consulados ofrezcan asesoramiento legal profesional.

Converse también con algunas coterráneas que aseguran estar sin temor, por lo menos en la ciudad de New York, aunque, por sus instintos maternales, lamentan el sufrimiento de los niños hacinados en los centros de detención, manejados por empresas corruptas, las que han proliferado en esta administración; la máxima vergüenza que ha sufrido este país y que debe ser eliminado de raíz, pues es una aberración que desdice lo que es Estados Unidos de América, bastión de libertades, ejemplo del mundo libre y defensor de los derechos inalienables de la humanidad.


Por lo tanto, es indispensable que el Congreso Estadounidense, que a lo largo de la historia ha sido Atalaya de los Derechos Humanos y Libertad, no desmaye hasta legislar una reforma migratorio amplia que permita legalizar y documentar esos millones que han formado familias trabajado honestamente en el país; así como un menos engorroso y más ecuánime proceso de visado, ya que Estados Unidos es y siempre será un país de inmigrantes.

domingo, 14 de julio de 2019

El Archivo DCVII

¡Inmigración Ordenada! 2da Parte
Desde la semana pasada, estoy en el sector de "Los Hamptons" en Long Island, New York, donde hay muchos inmigrantes que trabajan en casas, jardines y en pequeños negocios (algunos propios), cuyo origen bien pueden ser México, Guatemala o El Salvador, en fin esta es un área de inmigrantes bien asentados, aunque desgraciadamente no todos ellos tienen sus documentos en regla, ya que la mayoría ingresaron al país con sus respectivas "visas", las cuales tienen límites de permanencia que muchos ignoran. A esto hay que sumarle de que en las actuales circunstancias, la renovación de sus visas se haga difícil.

Lo importante es que contribuyen al bienestar de las comunidades del área y con el tiempo van formando familias, pagan sus impuestos, cumplen con las leyes y regulaciones, en fin, son ciudadanos responsables que contribuyen al desarrollo de sus ciudades y condados, donde educan a sus hijos en escuelas públicas. Estos son los inmigrantes que necesitamos ayudar a legalizarse, a estabilizarlos cívicamente, ya que Estados Unidos es su hogar social, donde logran mantener sus culturas y costumbres, emulando a los viejos inmigrantes europeos, que hoy son la espina dorsal de esta ejemplar "Republica de Inmigrantes".


Lo que sucede en Long Island, New York, se repite en casi todos los Estados de la Unión Americana, con algunas excepciones como Hawái o Alaska, pues por razones de lejanía geográfica se hace muy costoso viajar ahí en busca de empleo.

No hay duda que los Estados Unidos es atractivo para el trabajador de los países en desarrollo, pues las oportunidades y los salarios son mejores (aun mal pagados), ya que nuestros capitalistas no han desarrollado la mentalidad "Ford" que cuando lo criticaban por pagarle buenos salarios a sus obreros, contestaba que era la única forma de crecer, pues de lo contrario, sus obreros no podrían adquirir los autos que ayudaban a fabricar.

Así de simple es la tesis económica de Ford, la "siembra de capital", pues de lo contrario los productores no crecen y el obrero busca como emigrar y con ello hace crecer el número de consumidores en los países desarrollados.


Pero el problema actual con la inmigración masiva, se debe la inestabilidad política de aquellos países que están bajo regímenes populistas, ya en decadencia, que están causando a que seres humanos abandonen sus hogares, por temor a perder sus vidas.

Un ejemplo, son las carreteras colombianas del Valle del Cauca, que se han convertido en un escenario donde se puede apreciar este fenómeno migratorio de venezolanos, que con caras de tristeza y cansancio caminan en búsqueda de refugio, algunos pidiendo cupos en vehículos comerciales que les lleve al Sur o sea Ecuador, Perú o Chile, pues ya Colombia, que ha dado refugio a casi dos millones, está bastante saturado en cuanto a oportunidades de trabajo, pues su agro está muy mecanizado y automatizado.

Lo mismo parece estar sucediendo con los nicaragüenses, donde según los últimos reportes, la persecución del régimen, en especialidad a los jóvenes, está recrudeciendo y por lo tanto empeorando su ya critica situación económica, lo que obliga al éxodo de familias preferentemente hacia el sur, a Costa Rica y Panamá, aquí cabe un GRACIAS, hermanos ticos y panameños por su apoyo.


Lamentamos la inercia de los países con estabilidad política y bienestar económico en búsqueda de una solución inmediata a detener esta forzada inmigración, producto de la inclemente persecución y acosamiento de gobiernos que están destruyendo las pocas esperanzas que le quedan a sus pueblos, que al encontrarse sin salida, retan los peligros que representa el salir hacia tierras desconocidas, arriesgando hasta sus vidas.

Y nos preguntamos, ¡¿qué debemos hacer?! ¿qué es lo que no estamos haciendo? para convencer a quienes, con fuerza económica, buena voluntad y humanidad, se involucren a detener este éxodo inhumano de ciudadanos y les ofrezcan un retorno pacifico a sus lares, donde puedan trabajar bajo un Estado de Derecho y un capital con mentalidad empresarial. He ahí el enigma de nuestra obligada migración. He ahí el porqué, hay que eliminar la corrupción y los irresponsables políticos que la causan.

Ante tanto sufrimiento, por tanta indecisión de enfrentar a los "mandamases", es que sentimos que no hemos podido llevar el mensaje y convencer a esa humanidad que goza de privilegios, que goza de libertad, que goza de esperanzas, de tomar injerencia en el dolor, en la desesperación de los pueblos que sufren los abusos de los corruptos de América.